Puente Angostura, Ciudad Bolivar, Foto de Armando Caicedo

miércoles, 18 de mayo de 2011

Cría en Cádiz un ave extinguida de Europa hace cinco siglos

Cría en Cádiz un ave extinguida de Europa hace cinco siglos




La noticia resulta espectacular. Cádiz acoge este año la primera colonia reproductora de ibis eremita que se asienta en el continente europeo desde hace cinco siglos. No se sabe por qué se extinguió este ave justo cuando Europa se abría al mundo. Ahora nos parece especialmente fea, una garza pequeña y negra, de roja cara desnuda y pico curvado. Pero en la antigüedad estaba considerada especie sagrada, reencarnación animal de Thot, el escriba de los dioses egipcios.

En realidad la aparición en España como nidificante del ibis eremita (Geronticus eremita) tiene truco. Se ha conseguido gracias a un programa de reintroducción promovido por la Junta de Andalucía y el Zoobotánco de Jerez. Tras siete años de actuaciones experimentales se ha logrado el asentamiento de más de 60 aves en libertad en la provincia de Cádiz y la nidificación de las primeras 12 parejas. Un hito en la conservación de una de las aves más amenazadas del planeta, pues sólo existen 112 parejas reproductoras en Marruecos y 3 parejas en Siria, además de una gran colonia en semilibertad semejante a la gaditana en Turquía.

Son muchos los que han criticado este proyecto de la Administración andaluza, empeñada en recuperar un ave extinguida hace cinco siglos, pero más despreocupada ante otras especies amenazadas que aún subsisten de milagro, como el lobo ibérico. Tienen razón. Pero también la tienen todos aquellos que han mirado más allá de nuestras artificiales fronteras y apuestan por la recuperación de un pájaro que, no lo olvidemos, se encuentra en peligro crítico de extinción en el mundo.

Precisamente la semana pasada estuve en Austria y norte de Italia, donde se desarrolla un proyecto semejante que trata de recuperar al ibis eremita en Centroeuropa promovido por el Waldrappteam. Allí volví a ver al extraño pájaro y, qué queréis que os diga, me sigue pareciendo el pájaro más feo del mundo. Aunque, justo es reconocerlo,  ecológica y culturalmente resulta de una belleza increíble.
Fuente: 20minutos es.