Puente Angostura, Ciudad Bolivar, Foto de Armando Caicedo

sábado, 26 de febrero de 2011

La 3 y 4 planta más extraña del mundo


3. Dracunculus vulgaris: expele un olor a carne en descomposición y su hoja es de un color burdeo que proyecta desde su interior un apéndice delgado y negro.
Es una planta perenne, de hasta más de 1 m de altura, con tubérculo subterráneo y tallo sin hojas. Hojas con pecíolo largo, que se amplia en la base en un disco de manchas púrpuras, lámina de 10-20 cm de largo y 11-35 cm de ancho, profundamente dividida en 9-15 segmentos elípticos hasta lanceolados y puntiagudos. Bráctea de la inflorescencia (espata) de 20-50 cm de largo, normalmente glabra, por fuera verdosa y por el interior púrpura amarronada, la parte inferior enrollada, la superior casi plana con el borde ondulado. Espádice tan alto como la espata, sin o con pocas flores estériles, apéndice de color púrpura oscuro, con pedículo corto, pálido. Bayas rojo anaranjadas. Venenosas. El ganado la evita. Florece en primavera.[1] No debe ser ingerido por ser tóxico.
  • Un médico griego, Dioscórides, resumió en sus escritos el conocimiento humano del uso de las plantas medicinales; anotó, por ejemplo, que el dracunculus (dragontea), una planta con tallo "moteado como el vientre de una serpiente", controla el cáncer, es abortivo, cura la gangrena y es bueno para la vista.





4. Amorphophallus: su nombre ciéntifico significa literalmente “forma de pene” y proviene claramente por su figura y aspecto negro y erecto.
El aro gigante o bunga bangkai (del indonesio, "flor cadáver"; en la clasificación científica Amorphophallus titanum, literalmente "falo amorfo titánico") es una planta herbácea, tuberosa que produce una inflorescencia en espádice llamada a veces "la flor más grande del mundo"; en mayo del 2003 la Universidad de Bonn (Alemania) presentó un ejemplar vivo de 2,74 m de altura.
Esta especie es originaria de las selvas tropicales de Sumatra (Indonesia), y además de su extraordinario tamaño, posee otra característica que la hace única: desprende un fétido olor a carne podrida, lo que impide estar cerca de ella por mucho tiempo. Por esta razón se la ha denominado "flor cadáver". La función de este desagradable aroma es la de atraer insectos polinizadores para que se encarguen del intercambio de polen necesario para su reproducción; atrae moscas que buscan cadáveres en los que depositar sus huevos, de los que saldrán luego larvas saprófagas.